Boris Johnson: «Los aficionados que digan insultos racistas a los jugadores no entrarán a los estadios»

Fuente: Marca

El primer ministro británico, Boris Johnson, advirtió este miércoles a las redes sociales de que pueden afrontar cuantiosas multas, de hasta el 10 % de su facturación global, si no eliminan el odio y el racismo de sus plataformas. La sesión semanal de preguntas al primer ministro en la Cámara de los Comunes estuvo marcada hoy por la polémica sobre los insultos racistas de los que fueron víctimas algunos jugadores después de que Inglaterra perdiera el domingo en la final de la Eurocopa frente a Italia en el estadio de Wembley (Londres).

El jefe del Gobierno conservador agradeció a todos los jugadores ingleses por una «increíble campaña» en la Eurocopa y resaltó que ellos «representan lo mejor» de Inglaterra, pero avisó que el Ejecutivo tomará «medidas prácticas» para atajar el racismo. «Anoche me reuní con representantes de Facebook, Twitter, TikTok, Snapchat e Instagram, y les dejé claro que vamos a legislar para atender este problema en el proyecto de ley», agregó Johnson.

El 10% de los ingresos globales

El primer ministro no desveló cuándo la llamada ley sobre Daños en la Red será presentada en el Parlamento, que el próximo día 22 inicia el receso de verano. «A menos que quiten el odio y el racismo de sus plataformas, afrontan multas por el equivalente al 10 % de sus ingresos globales. Todos sabemos que tienen la tecnología para hacerlo», dijo Johnson.

Tras la derrota de Inglaterra por penaltis en la final del domingo de la Eurocopa, los jugadores ingleses Marcus Rashford, Bukayo Saka y Jadon Sancho fueron blanco de los insultos racistas en las redes sociales por fallar en la tanda de penaltis. El primer ministro también avisó que se prohibirá la entrada a los partidos a cualquier persona que sea declarada culpable de insultos racistas contra jugadores a través de la red.

«Repito que condeno totalmente y aborrezco las efusiones de racismo que vimos el domingo por la noche, así que lo que hoy estamos haciendo es tomar pasos prácticos», insistió. El lunes, el jugador Tyrone Mings acusó a la ministra británica de Interior, Priti Patel, de fingir estar disgustada por los abusos racistas que sufrieron algunos integrantes del equipo inglés, después de que ella criticase el gesto de arrodillarse antes de un partido como señal antirracista.

Los aficionados racistas serán vetados de los estadios

Las leyes ya existentes que prohibían la entrada a los aficionados conflictivos se extenderán a los que profieran insultos racistas. Así lo afirmó el primer ministro británico Boris Johnson: «Lo que estamos haciendo hoy es tomar medidas prácticas para garantizar que se cambie el régimen de orden de prohibición del fútbol, para que si eres culpable de abuso racista hacia los futbolistas, entonces no vayas al partido«.

«Queremos trabajar con los clubes de fútbol para asegurar que estas órdenes tengan los poderes que todos queremos que tengan«, agregó.

La policía de Mánchester aseguró que un hombre de 37 años fue arrestado en el noroeste de Inglaterra sospechoso de un delito bajo la Ley de Comunicaciones Maliciosas, después de publicar en las redes mensajes de odio hacia los jugadores ingleses. El delito conlleva una pena máxima de dos años de prisión y una multa económica.

 

 

Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *