Recomendaciones de cómo informar sobre todo tipo de violencias hacia mujeres indígenas

A través del Programa Interculturalidad y Pueblos Originarios, la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader) compartió un decálogo de “Buenas prácticas periodísticas” en el marco de la Campaña #BastaDeChineo, elaborada desde el Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir. La idea es contribuir a que no se reproduzcan discursos de odio y discriminación.

La Campaña #BastaDeChineo es impulsada por el Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir y ha sido declarada de Interés Institucional por el Consejo Superior de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER). El objetivo de la iniciativa es visibilizar, desnaturalizar y coadyuvar a la erradicación de prácticas violentas contra mujeres y niñas originarias.

En este marco, desde el Programa Interculturalidad y Pueblos Originarios de la Uader, luego de la organización en septiembre de la jornada «Luchas y resistencias de las mujeres originarias contra las violencias» (donde se presentaron aspectos de la campaña), se comparte ahora el decálogo de «Buenas prácticas periodísticas para informar sobre chineo y todo tipo de violencias hacia mujeres indígenas».

Este material, elaborado por el mencionado movimiento, pretende ser una contribución para evitar desde el tratamiento periodístico la reproducción de discursos de odio y discriminación que caracterizan el aberrante delito del chineo.

Las recomendaciones son:

-Tratar a las comunidades indígenas como naciones indígenas, no como minorías ni grupos.
-Cuidar a las víctimas: no divulgar las identidades. Evitar exponerlas a mayores violencias.
-El chineo no es una práctica cultural, es un crimen de odio racista y machista.
-Citar como fuentes a las organizaciones y las voces de mujeres indígenas.
-Cuando se mencione la violación, debe aclararse que, en este caso, es una vejación que atenta contra los cuerpos-territorios de las mujeres, contra la vida comunitaria y contra las funciones ceremoniales sagradas que cumplen.
-Respetar la cosmovisión indígena: espiritualidad e identidades étnicas.
-Respetar el modo en que se nombran los dolores, citando las palabras no sólo en las citas testimoniales sino en toda la pieza periodística. Al incluir las categorías indígenas en el discurso de la información, se colabora con la descolonización de la mirada mediática y estatal sobre las naciones indígenas.
-Brindar datos de contexto histórico y social de las comunidades: los chineos no son casos aislados, son prácticas sistemáticas con complicidad social y política.
-Dejar en evidencia cuál es el rol del Estado y/o responsabilidad en el tratamiento y protección de la víctima.
-Deconstruir la manera de comunicar es urgente, para ampliar la escucha y dejar de fomentar el discurso hegemónico colonial y sexista aún vigente.
-La violación de les niñes indígenas es criminal.

Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *