Proyecto europeo para fomentar la inclusión de los menores con escritura creativa

Investigadores de la Universidad de Vic han coordinado un proyecto europeo que utiliza como recurso la escritura creativa y la narrativa digital en Primaria para fomentar la inclusión entre niños.

El proyecto europeo “Writing for Inclusion”, con una dotación económica de 129.435 euros y dos años de duración, va dirigido a menores de entre 9 y 10 años que participarán creando sus historias de inclusión, que servirán para desarrollar una herramienta en línea abierta a para todos. El proyecto tiene como eje central lograr que la escuela sea un espacio donde los menores convivan con la diversidad de forma natural, donde todos los niños cuenten con las mismas oportunidades de crecimiento y de aprendizaje sin distinción por motivos de discapacidad, género, religión o raza, entre otros.

Los conflictos que impiden la inclusión pueden ser latentes en las primeras etapas de la enseñanza reglada, especialmente en Primaria, y no manifestarse abiertamente hasta más adelante, por lo que, según la Universidad de Vic, los maestros deben disponer de herramientas en las aulas para hacer surgir estos problemas ocultos y prevenir futuras situaciones de exclusión.

La iniciativa europea busca apoyar a los docentes con sesiones de formación y con recursos didácticos que permitan detectar conflictos y mejorar las actitudes inclusivas del alumnado, centrándose en el uso de recursos de la escritura creativa y de la narración digital, teniendo como resultado final una herramienta gratuita y abierta a todos los centros escolares de Europa para trabajar la inclusión en las aulas en todos los ámbitos de la Educación.

La iniciativa europea busca apoyar a los docentes con sesiones de formación y con recursos didácticos que permitan detectar conflictos y mejorar las actitudes inclusivas del alumnado

El proyecto WIN se desarrollará en tres fases. En su primer año, que ahora comienza, los esfuerzos se centrarán en dos direcciones: por un lado, se crearán los recursos y las herramientas, esencialmente animaciones disponibles en un entorno Moodle, con la que los niños crearán sus historias de inclusión. Por otra parte, se formará los maestros que, en una segunda fase, acompañarán a los niños y niñas en las actividades de escritura creativa e inclusión en las aulas.

Se trata de dejarlo todo a punto para la segunda fase, el primer trimestre del curso 2021-22. Será entonces cuando niños y maestros desarrollarán el proyecto y crearán las historias utilizando las herramientas creadas que, según Mireia Canals-Botines, ID del proyecto, “proporcionarán un gran abanico de posibilidades creativas”. Entre otros, en la biblioteca de recursos los niños encontrarán animaciones de niños y niñas haciendo acciones concretas, objetos y fondos: “dibujos amables, de colores suaves y formas redondas, muy neutros para que no condicionen el proceso creativo de ninguna manera y permitan a los conflictos de fondo aflorar sin condicionantes”.

“La maestra planteará en el aula una situación problemática o controvertida que servirá de punto de partida”, explica Mireia Canals, según la cual, “a partir de aquí los niños y niñas, en grupos reducidos formados aleatoriamente, utilizarán las animaciones para inventar una historia colectiva con una resolución que podrá ser más o menos positiva”. La investigadora afirma que en el transcurso de este proceso “surgirán problemas, desacuerdos entre los niños y niñas, que vienen determinados por el contexto social y familiar donde viven, que llevan dentro pero que todavía no han aflorado, y que emergerán inconscientemente”.

Los resultados obtenidos se trabajarán a diferentes niveles. En primer lugar, los propios niños y niñas compartirán las historias con su grupo-clase para poner en común los conflictos surgidos, acompañados de las maestras y bajo la observación de alumnos del grado en Maestro de Educación Primaria de la UVic-UCC, que también intervendrán en el proyecto. Posteriormente, todas las narraciones se compartirán con el resto de centros participantes a través de la plataforma Etwinning y mediante grupos focales. Finalmente, el proyecto WIN cerrará con un encuentro en Vic en 2022, donde se pondrán en común las conclusiones del proyecto, y con la publicación de varios artículos científicos.

Un proyecto «cocinado a fuego lento»

Mireia Canals explicó que este es un proyecto que se ha cocinado a fuego lento durante dos años: “Este trabajo pausado hará que los niños se sumerjan en una reflexión profunda, con el objetivo de normalizar las conductas inclusivas, tanto dentro como fuera del aula “porque, en palabras de la investigadora, “se necesita un entorno tranquilo para tratar con más profundidad los problemas que surjan”.

Por parte de la escuela Les Pinediques, las maestras Marta Ramírez y Cinta Gonzalez, coordinadoras del proyecto en el centro, argumentan que una de las motivaciones que las han llevado a sumarse a él es el hecho de poder colaborar con la UVic-UCC y con otras escuelas de Europa. “Supone un gran enriquecimiento que esperamos que permitirá a los niños aprender de la interacción con niños y niñas de otros países, así como interiorizar la inclusión como un hecho natural”, dicen. Ahora mismo los niños ya están elaborando logotipos para identificar el proyecto en un concurso organizado por cada una de las escuelas, y que pondrán en común mediante Etwinning. “Uno de los alumnos europeos participantes en el proyecto será el autor de la imagen final, que se decidirá por votación”, explican las maestras.

Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *