Condenado a prisión por amenazar con revelar la homosexualidad de un joven que terminó suicidándose

 

Fuente: PÚBLICO / EFE

 

 

 

 

 

En pleno debate sobre el repunte de agresiones homófobas y los delitos de odio en España (en los seis primeros meses de 2021 se han incrementado en un 9,3% con respecto al mismo periodo de 2019) y los discursos de la ultraderecha que criminalizan al colectivo LGTBI y otros, como los migrantes, este pasado jueves se conoció que la Audiencia Provincial de A Coruña ha ratificado la condena de prisión impuesta a un hombre que extorsionó a otro con revelar su homosexualidad. La víctima de las amenazas terminó suicidándose.

Acusado de un delito de amenazas condicionales, el extorsionador ha sido condenado a una pena de dos años y seis meses de cárcel, así como el pago de una indemnización de 9.000 euros a la familia de la víctima.

El tribunal acepta en su totalidad los hechos considerados probados en el fallo, según el cual, en octubre de 2019, el acusado contactó a través de la aplicación Bender con la víctima, a la que acabó exigiendo la suma de 100 euros a cambio de no difundir o revelar fotos relativas a su homosexualidad.

La víctima pagó la cantidad requerida, aunque el condenado le siguió enviando mensajes de whatsapp «presionando» para que le entregara más dinero a cambio de no decir la condición sexual del joven en A Coruña.

«Si no te hablo más me maté. No aguanto más», le respondió la víctima de la extorsión, recoge la sentencia. En ella, se sostiene que el condenado «no cejó en sus amenazas» y continuó exigiéndole una suma de dinero. Sobre la víctima, añade que «presa de la desespeeración y la angustia en la que se hallaba sumido», se suicidó. El ahora condenado, desconocedor de tal circunstancia, siguió enviándole whatsapps, reclamando dinero y diciendo que le iba a «amargar» la vida.

Presión continua

La sentencia de la Audiencia de A Coruña, dictada en junio, afirma que «este dramático final, pese a ser ajeno a la voluntad» del condenado «es el mejor reflejo de la perturbación y angustia creadas en la víctima por la presión a la que le sometía el apelante», dice sobre el recurso que este presentó por su condena en primera instancia.

«Es cierto que reconoció esas tendencias, aunque sin llegar a concretar cuándo y cómo se produjeron los muchos intentos que menciona», señala el fallo, que apunta, no obstante, a frases también incluidas como «antes muerto que dominado por quien sea». El tribunal también ve acreditado el delito de amenaza por «un ataque al derecho de la persona a formar, disfrutar y ejercer su libertad con plena autonomía de decisión y acción»

Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *